lunes, 30 de mayo de 2016

Bocacalle




Caminando perdido
por el suburbio
me atraviesa un silencio lejano

no se ve nadie por la bocacalle

hojas quietas en la vereda
los arboles esperan inmóviles
al viento y su danza

pasos
ruidos de motores
bocinas
gritos
el canto de los pájaros

ahora no están

esta calma
venida de otra parte
me aturde
y me acuesto bajo un fresno

el cuerpo se relaja
pierde su peso
se desinfla
como un globo
despedido por los aires

En pleno desconcierto
me pregunto

si me aferraré a
mis pies y mis manos

o me iré
en el zigzagueo errante
de un cometa fugaz

si seguiré escuchando
la voz interior que me dicta

o me entregaré
complacido
sin oponerme
a este silencio que no es de acá



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguime en Facebook