miércoles, 6 de enero de 2016

Envuelto en una caricia

la última de tu mano 
me lleva el viento
a caminar sobre piedras
reflejadas en el agua 
transparencia de los pies
cristal el cuerpo
brillo que se desprende
en el intento arrebatado
de tenderse boca abajo
sobre un campo de amapolas
es un ensueño levitar
desvanecerse después
en un desierto de nubes

con pasitos inaudibles
una gaviota se acerca
yo soy un ave de paso
ella un gatito en el cielo
acaricio su lomo frágil
restriega en mi pierna su cabecita
pareciera ronronear hipnotizada
mientras cae el sol
detrás del horizonte blanco
atardeciendo en sus ojos negros
hasta que el cielo se apaga

lunes, 4 de enero de 2016

Nunca más usé chupete









I

Termura del contacto
los labios prolongando
esa eternidad
era la teta de mamá
pero sin leche
como la papa servida en la boca
trajo las primeras respuestas
sin tener las preguntas
estafador inimputable
me vendió el engaño
de cómo debería ser el mundo,
mucho antes de salir a recorrerlo.

II

Fue el primer misterio
cayendo
rodaba por el suelo
embadurnado de tierra
una y otra vez volvía a la boca
lo apretaba entre los dientes
como un perro tironeando de un pullover


III

Lamparita pensante a media luz
me arrastró
por cada deseo a una búsqueda
de la búsqueda a un desencuentro
Me dejaba una chica y compraba
decenas de chupetines bolita
y los comía día a día
hasta olvidarla.
Aprendí a sentir
la permanencia del amor
contando palitos de chupetín

IV

Con los años
fui recuperando su sabor
en la serenidad de una caricia
una tristeza olvidada o el arrebato
de una huida sin retorno
solo alcancé a tocarlo de nuevo
poníendolo a las apuradas
en la boca de mis hijos que
me miraban con el gesto
de Maggie Simpson.

V

Nunca más usé un chupete
hasta hoy
bajo el imperio de la memoria
el espejo refleja
mi boca redonda
como la de un pez
un círculo de babas y
bordes arrugados
succionando

una vez y otra


demorando el tiempo










Seguime en Facebook