domingo, 4 de enero de 2015

Lucía Coral junta a Verne, Rohmer, Lovecraft y hace el color del anochecer

Tenía una hija.

Llegó con la primera luz de un día.

Y se fue en la última de su ocaso.

Desde entonces,

no cesaba de contemplar 



los anocheceres como un ritual

hasta la llegada del último color,

el rayo verde

el color que cayó del cielo.


Le bastaba con descubrir que

mientras caía

aún lucía coral.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguime en Facebook